El psoas es el músculo que rige nuestro centro corporal, emocional y espiritual. Se conoce a este músculo de la lucha y la huida o “el músculo del alma”.
Un psoas tenso está relacionado con la activación del sistema nervioso simpático y por tanto se relaciona con situaciones de estrés. Cuando hacemos yoga y alargamos el psoas conseguimos relajar y aflojar el sistema nervioso y por ello nos sentiremos más sosegados y tranquilos. Hemos de tener en cuenta que este músculo transfiere el movimiento de arriba abajo y de abajo a arriba, por lo que cualquier tensión desde este centro de movimiento se traslada a fascias, músculos, ligamentos y órganos. En muchas ocasiones esto se traduce en :
-Rigidez en la espalda

-Desequilibrio de la pelvis al caminar

-Falta de equilibrio energético entre los chakras inferiores y superiores (vórtices energéticos de nuestro cuerpo)

Personalmente incido durante las sesiones de yoga en alargar este músculo para relajar el sistema nervioso, enfatizando en las personas que padecen de hiperlordosis lumbar, ciática, molestias pre menstruales, degeneración de articulación de cadera e incluso dolencias gastrointestinales.

Naturalmente, todas estas técnicas y ejercicios, las podrás encontrar AQUÍ.

Déjanos tu comentario